Llega el calor y es tiempo de pensar en nuevos aires

En tiempos de crisis energética y tarifas altas, se imponen los aires que ahorran electricidad y cuidan el medio ambiente

Todos los años con el comienzo de los primeros calores, se repite el mismo ritual. Probamos el aire en casa y descubrimos que las paletas se traban, que ya no enfría como antes, que hace más ruido que en sus buenos tiempos o que directamente no enciende. Entonces llamamos a un técnico que nos reta por no haber limpiado filtros a tiempo, cambiado compresores, cargado gas al vacío y demás cuestiones. Y finalmente cuando después de perserguirlo durante semanas, envía el abultado presupuesto, nos convencemos que es momento de cambiar ese artefacto maléfico que ya lleva varias temporadas amenazando con amargarnos el verano. ¿Pero qué aire acondicionado conviene comprar para reemplazarlo?

En tiempos de crisis energética y tarifas altas, es importante elegir un aire que cumpla con tres requisitos importantes: que colabore con el cuidado del medio ambiente, que su consumo eléctrico no impacte en nuestro bolsillo y que cuide nuestra salud. El Hogar Inteligente de LG hace foco en estos aspectos. El ahorro energético debe ser parte vital de la inteligencia de ese hogar. Amigable con el medio ambiente y también con las personas, porque que un electrodoméstico conozca nuestras preferencias, ahorre nuestro tiempo y cuide nuestra salud, está ayudando a que tengamos una mayor calidad de vida.

Es por eso que Vida Silvestre eligió a LG como sponsor ya que sus productos forman parte del ranking Top Ten de consumo energético de la Fundación que muestra los electrodomésticos energéticamente más eficientes del mercado. Y entre ellos se encuentran los acondicionadores de aire Artcool y Mega Inverter de LG, que no sólo consumen hasta un 35% menos de energía frente a otros aires acondicionados con motor convencional, sino que además poseen filtros que previenen alergias y síntomas de asma, mejorando la calidad de vida las personas que sufren este tipo de afecciones. Estos también cuentan con el modo Active Energy Control, que permiten elegir el nivel de consumo energético y brinda una potencia de enfriamiento más rápida y uniforme.

Por otra parte la tecnología Inverter tiene como ventaja la durabilidad del motor. Debido a que se fabrica con menos piezas y por lo tanto tiene menos fricción, es más resistente que los motores convencionales, prolongando considerablemente la vida útil del producto. Esta eficiencia, que además ofrece protección contra las fluctuaciones de tensión, hace que LG brinde una garantía de 10 años sobre compresor del aire, que tantos dolores de cabeza suele traer en un artefacto con tecnología convencional.

Los Aires acondicionados LG tienen además otras ventajas que los convierten en la mejor opción a la hora de elegir un aire: tienen un funcionamiento suave y bajo nivel de ruido, ionizador que esterilizan el aire, filtrando sustancias nocivas y malos olores, y están pensados para una instalación más rápida y eficiente.

Potencia en función del ambiente: ¿qué aire necesitamos comprar?

Para saber cuántas frigorías debe tener nuestro aire, primero es necesario tener en cuenta algunos aspectos del ambiente. El más importante es el tamaño, pero también están el alto de los techos, la superficie de las paredes, la cantidad de superficies vidriadas, la temperatura exterior, la orientación de la habitación, los materiales de construcción utilizados etc. Sin embargo, para hacer más sencilla la comprensión del tema, sólo tomaremos en cuenta la superficie del ambiente.

Hay una cuenta muy sencilla para calcular las frigorías que necesitamos para nuestro ambiente La cuenta más utilizada es que necesitamos unas 100 frigorías para cubrir un metro cuadrado de ambiente. Es decir que si tenemos un ambiente de 60 metros cuadrados, necesitamos un aire que tenga unas 6.000 frigorías. Sin embargo con la tecnología Inverter podemos reducir este cálculo a la mitad. Esto es posible gracias a la refrigeración progresiva del ambiente, y a la eficiencia del motor que mantienen la temperatura elegida por más tiempo. Es decir que para refrigerar un ambiente de 60 metros cuadrados, con un aire de tecnología Inverter, necesitaríamos 3000 frigorías.

Un cálculo un poco más preciso debe contemplar el ambiente en metros cúbicos. Esto significa multiplicar largo x ancho x alto. En el caso de un ambiente de 5 metros de largo, 4 metros de ancho y 2,5 metros de alto, la cantidad de metros cúbicos será equivalente a 50. Si multiplicamos esos 50 x las 50 frigorías necesarías para cubrir un metro, estaríamos necesitando un aire de 2500 friogorías. De cualquier forma estas son recomendaciones orientativas. Para hacer un cálculo más preciso, siempre es mejor consultar con un profesional.